Usted esta en: =>

Natacion => Tecnicas de natacion.

=>

Clasificacion de los fallos de la tecnica

=>

Causas fisicas de fallos de la tecnica

=>

Tecnica adaptada al entrenamiento.

Clasificacion de los fallos de la tecnica en natación. por Javier Solas.

Causas fisicas por las que se ejecuta errores en la técnica




Fallos técnicos por adaptación al entrenamiento



Este grupo de errores técnicos se diferencia de otros grupos de fallos técnicos por el motivo que los causa. El propósito del fallo tecnico, es el de reducir el consumo energético sin alterar en demasía el nivel de entrenamiento. Cumplimentando esto fallos consiguen reducir su gasto energético en un porcentaje menor que su velocidad media de nado, y así, aumentar su capacidad de aguantar de la mejor manera posible las cargas y los volúmenes de las sesiones diarias de entrenamiento.

Inventando los porcentajes, ya que su estudio exacto no es posible. Quiero decir que prefieren ir un dos por ciento más lento si con esto consiguen cansarse un cinco por ciento menos. Esta regla en un medio, mas de ochocientas veces mas denso del aire, se compule ya que no tenemos que olvidar que las resistencias provocadas son el cuadrado de la velocidad o el cubo si hablamos de las fuerza de oleaje.

Los nadadores que cometen estas alteraciones de la técnica conocen perfectamente, o al menos conocían, la ejecución correcta del movimiento. Pero son varias las razones que les llevan a nadar con estos graves fallos técnicos. Primero relato las causas y luego intentare dar algunas soluciones.

Causas generales:



El nadador se ha robotizado, a estereotipado su técnica adaptándola al entrenamiento y no a la competición. Ha creado circuitos neuronales de bajo nivel, en el cerebro profundo y ha roto las conexiones con las zonas altas del cerebro. Estas conexiones se han roto por falta de estimulación. Y ahora solo sabe nadar de una manera, que con el paso del tiempo se va deteriorando como toda acción estereotipia origina cada vez un menor gasto energético.

El nadador es capaz de nadar bien, solo en circunstancias muy favorables y aun ritmo dado, ya que en las zonas altas y frontales de su cerebro tiene aun los circuitos neuronales de una correcta ejecución de los movimientos. Pero estos circuitos requieren de la concienciación y de la concentración, factores que consumen energía psicológica y ralentizan el movimiento, haciendo sentir incomodo, no acostumbrado al movimiento.

Y si en un momento dado lo obligas a nadar con la técnica perfecta su discurso tendrá los siguiente puntos, “de esta manera voy más lento”, “me canso mucho nadando así”, “voy incomodo”, “me duelen los hombros cuando nado de esta manera”…

El sujeto aun sabe como se debe nadar para ir rápido, pero la automatización de esta técnica perfecta solo la tiene a un determinado ritmo favorable, y le resulta muy difícil en comparación con la automatización de la técnica adaptada al entrenamiento, realizar las sesiones con la técnica teórica de competición.

El nadador ha cometido el grave fallo de adaptar su técnica al entrenamiento y no a la competición. Tiene la técnica adecuada para cumplir sin demasiado estrés los duros entrenamientos diarios, pero esta técnica no es la adecuada para la velocidad de competición.

Todos los nadadores realizan adaptaciones de la técnica de competición hacia los entrenamientos, el numero y la importancia de esas adaptaciones han de esta muy controladas por su entrenador. Si el objetivo es ser el más rápido en competición y no el más rápido en los entrenamientos, estas adaptaciones siempre son perjudiciales.

El nadador en vez de automatizar esta correcta ejecución durante los entrenamientos, hace funcionar al cerebro profundo que no requiere ni de concentración ni de gasto psicológico. Con el tiempo las conexiones que unían ambos movimientos se pierden, quedando desconectados las acciones correctas de las incorrectas. Esto provoca que con el paso del tiempo le sea imposible rectificar el más mínimo movimiento, ya que los circuitos profundos están cerrados y no admiten fácilmente cambios.

Un ejemplo practico se puede observar en los virajes de crol, el nadador adaptado a los entrenamientos realizara un viraje semi lateral sin la ayuda de las manos para aumentar la velocidad del giro y llegara a la pared con una flexión de rodillas mínima, la suficiente para que el impulso no canse demasiado pero le proporcione cierta aceleración, también su deslizamiento tendrá un objetivo de recuperación y no de aumento de la velocidad media de nado.

De esta manera como señale anteriormente, consigue un viraje con una carga de trabajo físico muy pequeña, menor flexión de rodilla, menos movimiento de los brazos, menos deslizamiento propulsivo, pero en la mayoría de las veces despropocionalmente mas lento que un viraje teórico.

El cerebro humano es vago por naturaleza, siempre intentara realizar los gestos automatizados de la manera mas eficiente energéticamente hablando.



Soluciones Generales:

Aquí tendríamos que profundizar en la psique del nadador, y empezar sabiendo que la capacidad de adaptación en indeleble en el cerebro, por lo que tenemos que luchar contra un enemigo muy persistente. Podemos pensar que adaptar los volúmenes a la capacidad de mantenimiento máximo de la técnica perfecta podría ser una solución, pero esto es aun mas complejo, ya que para conseguir un mantenimiento perfecto de la técnica máxima, necesitaremos de una forma física muy buena en nuestro nadadores, y para conseguir esta forma física máxima, necesitaremos de un alto volumen de entrenamiento, al fin, vemos que para conseguir una buena forma física para mantener la técnica perfecta inexorablemente se producirán adaptaciones de la técnica al volumen.

Encontrar el equilibrio perfecto entre las cargas y la técnica es la función de un buen entrenador.




todonatacion Natacion y deporte

Enter your email address:

Delivered by FeedBurner

Google