El dolor de espalda en niños



Dese el punto de vista deportivo



Voy a ir directamente al grano y por esto empezar mencionando el estudio realizado en Finlandia en 1993. Los autores (Salminen y col., 1993) estudiaron a más de mil quinientos niños de aquel país en relación a dos parámetros, las dolencias de espalda y la actividad física que realizaban. El resumen de los resultados no dejo ninguna duda, independientemente de la postura que tenían mientras estudiaban los niños que hacia actividad física después del colegio no tenía dolores de espalda y de aquellos que no realizaban ninguna actividad física un gran porcentaje tenia o había tenido dolores en la espalda.

Otros estudios de médicos como el del Sr. Ebri doctorado en traumatología y coordinador del grupo de ortopedia infantil de la Sociedad Española de Pediatría Extra hospitalaria. Este doctor opina después de haber realizado un estudio sobre más de 3200 niños en el ámbito territorial de la comunidad de Valencia, que el problema no radica en la mochila o en el carrito sino en el mobiliario y en las horas que pasan sentados tanto en el colegio como en casa viendo la televisión o jugando al ordenador.

A muchos entrenadores deportivos no nos hace falta ver los resultados de estos estudios para saber realmente cual es el problema de los dolores de espalda en la mayoría de los niños. Ya que desde hace años a sabemos que el problema no radica en la postura, ni en el peso de los libros. El problema es la falta de musculatura, que es el mismo que decir la falta de actividad física planificada.

En los resultados del estudio de (Salminen y col., 1993) todos los niños finlandeses realizan tres horas de “gimnasia” en el colegio. Demostró que este tipo de gimnasia no repercutía en ningún parámetro de musculación o mejora de la condición física. Es algo que los entrenadores sabemos también muy bien. La gimnasia de los colegios, en la mayoría de los casos, no sirve para nada.

Un niño o niña por naturaleza tiene que estar musculado, tiene que estar delgado y en una condición física admirable. Esa es la constitución natural de un niño/a o un adolescente.

Cuando lo natural falla, el resto bien solo. Una flacidez muscular en los músculos que se encargan de mantener las curvas naturales de la espala es lo que provoca los dolores. Un niño con una correcta musculatura no sufrirá desviaciones en su columna por llevar los libros o por estar sentado de forma incorrecta.

D. Javier Solas, entrenador superior de natación.
D. Norberto PerezPlata licenciado en educacion fisica.





todonatacion Natacion y deporte

Enter your email address:

Delivered by FeedBurner